MAB Your Learning Coach
Screen Shot 2018-10-01 at 11.47.23 PM.png

Blog

Entorno diferente, con motivación y respeto a la individualidad (Luzmaría del Risco- practicante MAB verano 2019)

De pensar que todo comenzó en un salón de clase donde una chica se acercó de manera curiosa a preguntarme si quería trabajar con ella. No me imaginé que la relación que iba a mantener con ella me ayudaría a aprender más que conceptos, lecciones y proponerme metas para la vida. 

Actualmente, me desenvuelvo como practicante de MAB en los meses de verano y a la par soy estudiante y amante de la carrera de psicología. Es curioso pensar que todo mi aprendizaje iba a surgir, como ya lo dije, de una invitación a formar parte de este gran proyecto como lo es MAB Your Learning Coach. Incluso me emociona pensar que he sido parte de su crecimiento, y he tenido el privilegio de estar dentro, cumpliendo diferentes funciones a lo largo de varios años.

Para mí, MAB siempre ha sido un lugar distinto, y lo defino así porque me doy cuenta con el tiempo que, siempre lo distinto causa una sensación diferente, te deja experimentar y crecer fuera de los límites establecidos por el mundo y hasta por uno mismo.

MAB no solo significa para mí una de las primeras oportunidades de trabajo que he tenido, sino que también me enseña que el esfuerzo que uno hace debe estar en conjunto con mucha creatividad, sueños, confianza en uno mismo y sobre todo, con ganas de comerse el mundo creyendo en lo que uno hace.

Debo decir que este lugar tan mágico del que hablo está conformado por personas muy diferentes en esencia, pero que buscan complementarse con sus propias fortalezas y unirse por ese amor y pasión que las caracterizan. Todo esto orientado hacia el mismo objetivo: siempre ser mejores y dar todo de uno mismo para que los chicos que vayan se sientan cómodos y puedan crecer y desarrollarse en esas cosas que la sociedad ya no prioriza. Entendí que cuando uno potencia las habilidades de un niño, puede llegar a formar un ser humano con valores, contento con sus logros y con confianza en el mismo. Y es ahí cuando me pregunto, ¿existe algo más importante que estar seguro de uno mismo, motivado y ser feliz con los propios triunfos?

Como psicóloga en formación y constante aprendiz de un modelo basado en el respeto y en potenciar las habilidades diferentes, creo que el futuro de una sociedad no se basa solo en las características que unifican a los grupos o, en otras palabras, que generan a seres funcionalmente similares y efectivos. Más bien, pienso que lo que lleva al éxito es la diversidad y el respeto por esta, porque así se puede llegar a que todos los días cada persona esté más contenta con sus propios logros y pueda sobre salir llevando a cabo las actividades que realmente le gustan y es bueno.

Gracias a toda mi experiencia en MAB, aprendí que cada niño que entra por esa puerta, tiene “madera” para hacer lo que más le gusta y únicamente depende de él y del apoyo, confianza y estimulación que se le dé, en lo que la convierta. Entonces, me pongo a pensar que yo, como tutora, como psicóloga y como parte de la sociedad, debo impulsar a que cada niño o niña crea en sí mismo y en su propio material, de lo que cada uno está hecho. Y con ello, que haga de él la forma que quiera manteniendo la visión del logro, la motivación, la pasión y la confianza y amor en sí mismo.

Aunque parezca fácil plantear esta supuesta solución para que cada niño triunfe a su manera y sea feliz con ello, considero que es una de las tareas más difíciles que deben asumir tanto los profesores como las familias, colegios, incluso psicólogos y demás personas que rodean al futuro del país y del mundo. Esto por el simple hecho de que aún existe una visión que busca igualar y estandarizar a todas las personas, incluso en el aspecto emocional. Entonces, con esto llego a proponer que no solo se trata de priorizar el crecimiento respetando la diversidad de cada persona, sino que considero importante destacar la trascendencia que tiene este componente emocional y motivacional que existe en cada niño y niña en proceso de desarrollo. Y esto es primordial, debido a que aquello que nos hace únicos y diferentes del resto, es ese aspecto interno que puede llegar a modificar el desempeño de cada ser humano por su manera de reaccionar ante diversas circunstancias.

Por este motivo nuevamente empleo el termino de “diferente” como algo puramente positivo y retador, debido a que es un componente que, si se explota y se promueve, puede llegar a cambiar la perspectiva frente a la consecución de logros que cada niña o niño se plantee a lo largo de su vida.  Por eso recae ahí la importancia del respeto por esa diversidad, así como el fomentar en cada uno la confianza en uno mismo, exploración de los propios intereses y el constante esfuerzo en lograr sus propias metas.

Por último, no quisiera dejar de expresar lo fundamental que puede ser generar un ambiente de novedad, positivo, motivador y basado en el empoderamiento de cada chico o chica, porque de lo contrario se estaría apoyando el mantenimiento de esquemas y en algún punto el sometimiento de los niños a lograr únicamente las metas “esperadas” dentro de un plan estandarizado. Por eso, la importancia de crear, impulsar y multiplicar esta idea que MAB propone en múltiples entornos, siempre teniendo en cuenta el respeto por la individualidad y el reconocimiento de emociones que llega a motivar a cada niño a superarse a él mismo.

Sin duda, las prácticas en MAB no han sido solo este verano, porque lo que he aprendido se lo debo tanto a mi carrera como a ese momento en el que conocí esta propuesta novedosa de crear un lugar “diferente” y único, para que los niños se sientan dueños de sus metas, de sus logros y de sus emociones.

Macarena ArribasComment