MAB Your Learning Coach
Screen Shot 2018-10-01 at 11.47.23 PM.png

Blog

Emocionalmente inteligente (Macarena Arribas- MAB Your Learning Coach)

Me enamoré de la inteligencia emocional en el momento en que recibí mi propia evaluación SEI (Six Seconds Emotional Intelligence Assessment) y me VI EN ELLA tal cual, sin tapujos. Real. Profunda. Auténticamente yo. Como un espejo de mi interior. Existen miles de pruebas, pero esta era distinta. Una evaluación de reflexión, de introspección. Una puerta que abrimos para aprender a conocernos mejor. Una puerta hacia nuestro propio descubrimiento y un camino hacia una mejor versión de uno mismo.

Vivimos en este mundo tan agitado, tan agobiante, en donde la competencia desmedida se apodera de nosotros. En donde estamos más preocupados por cumplir objetivos de trabajo que por nosotros mismos. En donde estudiamos por estudiar.

¿En qué momento paramos a reflexionar acerca de lo que realmente nos hace feliz? ¿En qué momento hablamos con nosotros mismos y hacemos un análisis profundo de lo que queremos en la vida? ¿Por qué hacemos lo que hacemos? Hacia dónde queremos ir? Y, ¿qué estamos haciendo ahorita para lograrlo?

Vivimos en el mundo de la inmediatez. En donde no hay tiempo para esto. Pero es momento de cambiar. De pensar un poco más allá. ¿Cómo nos sentimos? ¿Por qué nos sentimos así? ¿Le hacemos caso a nuestras emociones? Vivimos en una sociedad en donde muchas veces es mejor esconder lo que sentimos. En donde esta mal sentir rabia, en donde está mal sentir tristeza y en donde todos esperan que estemos felices y optimistas todo el día. Y es una pena, ya que las emociones son precisamente información que nos manda nuestro cuerpo, es data que busca hablar con nosotros.

Lo que no nos damos cuenta es que conocernos es el primer paso para ser felices. Luego pensar en lo que hacemos, en nuestras acciones. Y finalmente, y para mí lo más importante: hacia DONDE quiero ir. Nuestro "WHY". No es fácil definir nuestra meta noble, esa que nos mueve. Esa que trasciende. Esa que guiará todas nuestras acciones. La que vive alineada con nuestros principios y nuestra moral.

Vivimos en un mundo en donde tenemos que ser buenos alumnos en el colegio. En donde tenemos que elegir una carrera que nos de plata. En donde tenemos que tener un "buen" trabajo. En donde tenemos que tener miles de amigos. Pero, ¿esto realmente nos hace felices? Nos preocupamos mucho para que nuestros hijos se saquen notas altas, o para que sean administradores con un MBA internacional. Hasta el día de hoy me acuerdo cuando mi director del colegio se enteró que yo iba a estudiar publicidad en la UPC. Al hombre se le cayó la mandíbula (literal).

Trabajemos en vez  para que nuestros hijos y/o  alumnos se conozcan realmente, para que manejen sus emociones, para que sean personas empáticas con motivación intrínseca. Y lo más importante, para que descubran su WHY, su meta noble, lo que los mueve y emociona. Lo que le dará valor real a su vida.

Finalmente me quedo con la palabras de Joshua Freedman: "You can pursue your noble goal every day. Just think: WHO are you being?".  En vez de pensar en qué hacemos, comencemos a preguntarnos por qué lo hacemos. Así el mundo será un mejor lugar.

Espero poder seguir trabajando con más y más personas y acompañarlos en este fascinante camino de la inteligencia emocional. Certificarme para poder hacerle la prueba de inteligencia emocional a niños, jóvenes y a adultos ha sido una de las mejores decisiones de mi vida. Cada día abro puertas de reflexión y de empoderamiento, de introspección y de felicidad. Una felicidad que acepta estar triste a veces, y tener altos y bajos.