MAB Your Learning Coach
Screen Shot 2018-10-01 at 11.47.23 PM.png

Blog

El famoso viaje de 15 (Macarena Arribas- MAB Your Learning Coach)

Hace tiempo que me piden que escriba acerca de este tema y recién ahora puedo sentarme a hacerlo. La verdad que al inicio no sabía si hacerlo o no, pero ya he visto y escuchado cada cosa que siento que es algo necesario.

En la época de mi mamá, a sus 15, muchas veces se hacían fiestas. La clásica “fiesta de 15 años”. Hace 12 años, aproximadamente, cuando yo cumplí 15, el festejo de los 15 era completamente diferente: o una fiesta “normal” (sin escándalos) o un viaje familiar o nada y punto. Pero ya cuando mi hermana menor, Almudena, estaba en tercero de media, hace como 7 años, comenzó a crearse el “MUST” del viaje de 15. Casi como el bautizo y la primera comunión para los católicos, se creó la tendencia obligatoria del viaje de 15.  

Como concepto suena bien lindo, todas las amigas de la vida viajando juntas para celebrar una edad tan bonita. Yo tal vez pensaba lo mismo al inicio, pero cuando me fui enterando más y más de todo lo que gira alrededor del bendito viaje, cada vez me he ido quedando más y más en shock.

Comencemos con lo primero: para irte de viaje necesitas un grupo. Sin grupo no hay paraíso. Entonces, ¿qué pasa con esto? Que si no tienes grupo te fregaste. Así de simple. Consecuentemente, como es de esperarse, esto aumenta la tensión en los niños (especialmente las mujeres) en necesitar pertenecer a un grupo social. A veces no importa si te sientes contenta en él, si estás cómoda y si esas amigas te hacen feliz. Total- tengo grupo y listo. Estoy a salvo.

Ahí no acaba la cosa. El viaje de 15 lo comienzan a planear a los 10… no, mentira, a los 13 más o menos. Sí, lo que leen está bien: ENTRE DOS Y TRES AÑOS DE PLANIFICACIÓN (Y yo que organicé mi matrimonio en dos meses). A esta temprana edad las niñas ya comienzan a elegir las playas que quieren visitar, los hoteles en donde se quieren hospedar y los cruceros que quieren contratar.  Por alguna extraña razón saben TODO de estrellas hoteleras y saben a la perfección cual es el crucero mas “top” y el más chusco también. Casi casi que podrían poner su agencia de viajes antes de salir del colegio.

Volviendo a los 13, es acá donde comienzan a delimitar los grupos sociales. “Tú no puedes almorzar con nosotras porque vamos a hablar del viaje de 15 y no queremos que te sientas excluida”, “tú no estás en nuestro chat de nuestro viaje de 15, entonces no eres parte de nuestro grupo”, “no quiero que viajes con nosotras, así que no hay forma que almorcemos juntas” … y así podría escribir hasta mañana.

Entonces tenemos a estas niñas (desde el inicio de secundaria) más preocupadas por el viaje de 15 y por el status de su bote, que preocupadas por lo que realmente es importante, como ser buenas amigas, por ejemplo.

¡¡¡¡Muchas niñas viven una tensión espantosa por no tener con quién irse de crucero!!!! Así como lo oyen. O por no tener un grupo social porque sin él no podrán viajar y entonces qué van a colgar en Instagram. Otras preocupadas por irse al mejor de los lugares para tener más followers y likes. (Ya me enteré que para ser popular/ “manyada” necesita aprox 800-1000 followers jajaja). Otras por no verse bien con el bendito bikini (uno que todas deben usar iguales sin importar su tipo de cuerpo).

Y ahí no acaba la cosa “no se te ocurra ir a mi mismo hotel, ah, que ahí está yendo mi grupo”. WHAT???????? ¿ALGUIEN ME PUEDE EXPLICAR QUÉ PASÓ CON ESTAS NUEVAS GENERACIONES? Ahora no solo son agentes turísticos sino también propietarios de islas.

He visto niñas realmente afectadas por esto y de verdad que me muero de la pena cuando escucho cada caso. Y no solo niñas, sus padres también, al no saber cómo manejar esta situación. He visto a padres endeudarse por poder llevar a sus hijos de viaje de 15… pero no poder pagar la cuota mensual del colegio. He escuchado a mamás realmente hartas por este tema ya que ha generado tantos conflictos dentro de la promoción de sus hijos pero que igual “deben” de ir. Mamás que no se conocen entre sí, y entonces no les provoca viajar juntas, pero se sienten presionadas por el viaje. Como también he visto a mamás fascinadas, incluso detrás de todoooo, organizando ellas mismas quien entra y quien se queda fuera del viaje.

Es una pena realmente ver que los chicos pasan por momentos de tanta tensión por algo tan superficial y poco importante. Chicas que hasta piensan en cambiarse de colegio para no tener que pasar por tercero de media sin viaje. Es verdaderamente alarmante, preocupante y penoso.

 Una vez hablaba con una mamá y me dijo algo muy sabio “en vez de irse de viaje de prom en 5to de media, deberían hacerlo en 3ro”. Me pareció muy acertado, ya que así se matan dos pájaros de un tiro: los chicos se integran desde mucho antes que en el último año del colegio, y se acaba el deber de llevarte a tu hijo de viaje de 15 al cual MUCHÍSIMAS veces las mamás no quieren ni pueden ir.

De hecho, mi hermana Almudena no se fue de viaje de 15, fue la excepción a la regla, pero mi mamá no quiso irse de viaje con mamás que en verdad no eran sus amigas. Y saben qué, Almudena no sufrió de depresión pre- viaje y/o depresión post viaje de 15, ni nada por el estilo. Fue feliz igual y nada pasó.  Ahora lo recuerda con orgullo. Y veo a mi mamá con orgullo también, porque no le tembló la voz ni un instante para decir “No. Y punto”.

 Capaz eso es lo que falta hoy en día, no lo sé. Más “Nos” y más “puntos”.  

Macarena Arribas